Scroll Top
Parque España E - 4. Urb. Santa Mónica. Cusco - Perú.

AVANCES DE LA INTEROPERABILIDAD Y LOS PAGOS DIGITALES EN EL PERÚ

La interoperabilidad impulsa la inclusión financiera en Perú mediante billeteras digitales y nuevas herramientas financieras.

Interoperabilidad: Un camino para el Bienestar Financiero

La interoperabilidad impulsa la inclusión financiera en Perú mediante billeteras digitales y nuevas herramientas financieras. Estas permiten transacciones en tiempo real sin efectivo ni visitas a bancos. Aunque el acceso al sistema financiero formal en América Latina es del 50%, en Perú alcanza el 53.56%.

Los pagos digitales por aplicación son la herramienta más popular que ha logrado la acogida de los usuarios a nivel mundial.

El artículo revisa logros de otros países, la evolución de canales virtuales en Perú y los desafíos pendientes en interoperabilidad.

  • Experiencias exitosas en pagos digitales:
    – La evolución global de los pagos digitales y el auge de canales virtuales, especialmente durante períodos de confinamiento, han marcado avances significativos en la inclusión financiera.
    – Experiencias exitosas de países como India con 70 millones de transacciones en 2022, utilizando códigos QR biométricos y medidas de identificación, destacan la innovación en pagos móviles.
    – China, con Alipay, ha enfrentado desafíos regulatorios y la necesidad de informar a los usuarios sobre riesgos financieros, como la falta de cobertura de depósito en las billeteras electrónicas.
    – En Suecia, el 99.7% de la población tiene al menos una cuenta bancaria, y el uso del efectivo se ha reducido drásticamente a favor de pagos virtuales.
    – La reducción del efectivo también se observa en Brasil, donde la interoperabilidad impulsó el crecimiento de Pix, con transferencias gratuitas entre bancos.
    – En México, Codi, con 32 instituciones financieras afiliadas, ha ayudado a rastrear transacciones para combatir la corrupción y el lavado de dinero, además de reducir las evasiones fiscales.Las aplicaciones de pago digital, preferidas por su practicidad y adaptabilidad a contextos como la pandemia, han ganado terreno gracias a elementos clave que satisfacen las necesidades de los usuarios.
  • Evolución del uso de canales virtuales en Perú:
    En Perú, el efectivo sigue siendo el método dominante para pagos (más del 90%). Sin embargo, ha habido un crecimiento notable en el uso de la banca por internet o celular. Los pagos de servicios públicos y la compra de alimentos han experimentado el mayor aumento en esta tendencia. Entre 2018 y 2022, los pagos de servicios públicos aumentaron en un 3,7% y los pagos por alimentos en un 2%. Para aquellos con cuentas bancarias, pagar servicios públicos mediante canales virtuales se ha duplicado, pasando del 4,06% en 2019 al 8,98% en 2022.
  • Billeteras Digitales: Evolución de monto y operaciones
    Las billeteras digitales se han vuelto significativas en el Perú, especialmente tras la pandemia, adaptándose a las necesidades de los usuarios y manteniendo su atractivo incluso después de este período.
    El número y el valor de las transacciones mediante billeteras digitales han experimentado un rápido crecimiento. Hasta septiembre de 2022, estas operaciones casi triplicaron el valor del mismo periodo en 2021 y representan el 65% de las transferencias bancarias. A pesar del alto uso de efectivo, se estima que las billeteras digitales tienen alrededor de 17 millones de usuarios y se espera que la interoperabilidad amplíe su alcance.
    El aumento en los pagos digitales per cápita en 2022 (un 56% más que en 2021) se atribuye a mejoras en la infraestructura financiera y la creciente preferencia por este método de pago.
  • Retos Pendientes:
    La interoperabilidad de las billeteras digitales es crucial para la inclusión financiera, pero su éxito depende de políticas públicas que faciliten su aprovechamiento máximo.- Infraestructura física y digital: A pesar de avances con la presencia de internet en las municipalidades, sólo el 35% cuenta con internet de alta calidad (fibra óptica). La falta de acceso se vuelve más evidente fuera de las áreas urbanas.
    – Uso de Internet: Solo el 20% de la población utiliza internet para transacciones bancarias y comerciales, con una brecha generacional marcada. Los esfuerzos deberían centrarse en cerrar esta brecha, especialmente entre adultos mayores, ofreciendo tecnologías accesibles y diseñadas para sus necesidades.
    También, persisten brechas significativas en el uso de internet para transacciones, con diferencias notables entre zonas urbanas y rurales, así como entre géneros. Reducir estas diferencias requerirá abordar problemas de conectividad y aumentar la oferta de servicios de pago en áreas remotas.

La interoperabilidad democratiza las finanzas al permitir libertad de elección de billeteras electrónicas y transacciones sin restricciones. Experiencias internacionales exitosas resaltan la colaboración público-privada para impulsar los pagos digitales. A pesar de sus beneficios, desafíos como la brecha digital, de género y entre áreas urbanas y rurales, junto con limitaciones de infraestructura, requieren acciones coordinadas mediante políticas públicas para fomentar el uso generalizado de pagos digitales y mejorar el bienestar financiero en Perú.

Rápidos y furiosos: El acelerado crecimiento de los pagos persona a persona en el Perú en tiempos de interoperabilidad.

La sociedad actual valora la inmediatez en los servicios, y los pagos digitales, en Perú han evolucionado significativamente en ese sentido.

En 2019, sólo el 2% de las transacciones presenciales de Visa eran sin contacto, mientras que actualmente superan el 70%. Tecnologías como Visa Direct, implementadas a través de aplicaciones como Yape y Plin, han revolucionado los pagos persona a persona (P2P) al permitir transferencias casi instantáneas, haciendo que “Yapear” o “Plinear” sean parte de la vida diaria, desde enviar dinero hasta pagar en mercados y tiendas locales.

La aprobación del Reglamento de Interoperabilidad de Servicios de Pago por el Banco Central de Reserva de Perú ha permitido que empresas como Visa y YellowPepper ofrezcan sus capacidades tecnológicas al mercado peruano, beneficiando a más de 22 millones de usuarios de aplicaciones P2P y promoviendo la inclusión financiera en el ecosistema de pagos digitales.

  • Vamos por partes: La demanda de los consumidores
    El estudio de Visa sobre el uso de herramientas digitales confirma un aumento significativo en la migración hacia lo digital durante la pandemia. Más del 60% de los encuestados recibe dinero a través de transferencias bancarias, seguido por un 43% en efectivo y un 14% en métodos digitales como aplicaciones y billeteras. Aunque el efectivo sigue siendo dominante en la mayoría de las compras, para compras en línea, P2P y artículos costosos, el uso digital prevalece. Las billeteras digitales satisfacen parte de esta demanda, pero la interoperabilidad, permitiendo la interacción entre diferentes soluciones de pago, es esencial para ofrecer una experiencia fluida a los consumidores.
  • ¿Qué rol juegan Visa y Yellow-Pepper en la interoperabilidad?
    En la primera fase, Perú implementa la tecnología DNM de YellowPepper, conectando las billeteras Yape y Plin, facilitando la interoperabilidad de pagos. Esta solución permite la conexión entre múltiples directorios y la resolución de alias para transacciones. Visa y YellowPepper contribuyen a mejorar la experiencia de pago en el país. La segunda fase implica que las billeteras usen los rieles de Visa Direct para transacciones P2P, facilitando pagos rápidos. Visa Direct ha experimentado un crecimiento global y en América Latina, impulsado por el aumento de pagos P2P, donde Perú ha sido líder en transacciones en la región.
  • La interoperabilidad como pilar fundamental del movimiento de dinero
    El aumento de las billeteras digitales y el e-commerce señalan un camino hacia un sistema de intercambio de valor digitalizado. Un estudio reveló que muchos usuarios, incluidos los peruanos, consideran que los pagos digitales son más seguros y prácticos. La experiencia al pagar, enviar o recibir dinero es crucial en el comercio y el crecimiento económico, exigiendo soluciones de pago sin fricciones.
    Visa se compromete a mejorar las experiencias de comercios, consumidores y Gobiernos en Perú a través de la interoperabilidad. Su enfoque se dirige en crear un sistema de pagos más accesible y abierto en el país, reconociendo que lograr esto implica un proceso colaborativo y continuó con varios actores del ecosistema financiero.
PLIN: LA INTEROPERABILIDAD COMO UN NUEVO HITO PARA CONTINUAR PROMOVIENDO LA DIGITALIZACIÓN DE LOS PAGOS Y LA INCLUSIÓN FINANCIERA EN EL PERÚ

La iniciativa del BCRP para la interoperabilidad de pagos en Perú, respaldada por PLIN, promueve la inclusión financiera y la reducción del efectivo. PLIN ha evolucionado hacia una interoperabilidad total, permitiendo transferencias seguras y gratuitas hasta 1,500 soles diarios. Este avance clave beneficiará a más peruanos y fomentará la competencia en los sistemas de pago. La implementación fue desafiante, pero busca impulsar los pagos digitales, fortaleciendo a emprendedores y empresas. PLIN ya conecta a más de 10 millones de usuarios de 8 entidades financieras y se espera un mayor crecimiento. La colaboración entre regulador y entidades financieras es esencial para generar más oportunidades y un sistema financiero más sólido e inclusivo.

LA INTEROPERABILIDAD QUE EL PERÚ NECESITA

La tendencia hacia la interoperabilidad en los pagos digitales refleja la demanda de usuarios por elección y accesibilidad en sus transacciones financieras.

La Cámara de Compensación Electrónica (CCE) en Perú busca liderar este movimiento, conectando entidades financieras para promover la inclusión financiera. La modernización tecnológica de la CCE, basada en la solución de Mastercard-Vocalink bajo estándares ISO 20022, es clave para este propósito.

La CCE planea lanzar su modelo de interoperabilidad en julio, permitiendo la conexión de entidades y billeteras para mejorar la oferta de servicios y desarrollar más casos de uso. Este enfoque estratégico incluye soluciones P2P, P2M, G2C y B2B, buscando integrar a la sociedad en el mundo de los pagos digitales. El desafío futuro es la integración de lo bancarizado y no bancarizado, apuntando hacia una inclusión financiera más amplia en el país. La CCE se compromete a seguir impulsando soluciones innovadoras alineadas con las demandas del mercado y las tendencias globales en beneficio de todos los usuarios.

MONEDA DIGITAL DEL BANCO CENTRAL: PROMOVIENDO LOS PAGOS DIGITALES EN EL PERÚ

El Banco Central de Reserva del Perú (BCRP) presentó un informe sobre la posible emisión de una moneda digital de banco central (CBDC) el 30 de marzo de 2023. La investigación analiza el mercado de pagos digitales, los posibles usos para personas no bancarizadas y consideraciones claves para su diseño e implementación, con apoyo del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Se identifican desafíos en el desarrollo de pagos digitales en el país, a pesar del aumento de transacciones digitales debido a la pandemia. El uso de pagos digitales sigue siendo limitado, y la población mayoritariamente utiliza efectivo como medio de pago principal. Aunque ha mejorado la inclusión financiera, la falta de interoperabilidad entre servicios digitales y la baja inclusión financiera son obstáculos principales.

La CBDC tiene como objetivo proporcionar el acceso de pagos digitales a la población no bancarizada en Perú, que mayormente se encuentra en áreas urbanas, tiene niveles educativos variados, trabaja en la informalidad y tiene acceso a teléfonos móviles e internet.

La implementación de una CBDC podría ofrecer beneficios como mejorar el acceso a pagos digitales, eficiencia en el mercado de pagos, fortalecer la política monetaria y mantener la moneda local como método preferido de pago. Sin embargo, también presenta riesgos como desintermediación financiera, riesgos cibernéticos y de reputación para el Banco Central. Se busca un equilibrio entre el rol del banco central y las innovaciones del sector privado.

En cuanto al diseño, se propone un modelo donde el BCRP emita la CBDC tokenizada, mientras entidades autorizadas la distribuyen, manteniendo el efectivo en circulación. Esto ofrece dos formas de dinero, físico y digital, sin reemplazar ninguna de ellas.

EL CONSUMO PRIVADO, LOS INGRESOS PERMANENTES Y LAS MEDICIONES DE RIQUEZA EN EL PERÙ

El artículo explora la relación entre la hipótesis de ingresos permanentes (HIP) y la riqueza en una economía, señalando que los cambios en el consumo están más ligados a los ingresos permanentes que a los ingresos a corto plazo. Se presentan tres métodos para medir la riqueza en Perú: el del Banco Mundial, Credit Suisse y la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar del INEI.

Según el Banco Mundial, la riqueza peruana aumentó en un 154% entre 1995 y 2018. Credit Suisse indica un crecimiento del 401.6% en la riqueza individual peruana entre 2000 y 2021, principalmente por activos financieros. La medición del INEI muestra una redistribución de la riqueza hacia los quintiles más bajos.

Se destaca un crecimiento significativo de la riqueza entre 2005 y 2010, asociado al auge de inversiones en la industria minera. Sin embargo, las mediciones difieren en la dirección del cambio en la acumulación de riqueza posteriormente, especialmente en la contracción del capital de recursos naturales.

Se concluye que la relación entre riqueza y consumo es similar a la de ingresos permanentes y consumo, y se enfatiza la importancia de desarrollar un índice de riqueza para comprender mejor la dinámica del consumo y orientar políticas económicas.

EL FONDO PARA LA ESTABILIZACIÓN DE PRECIOS DE COMBUSTIBLES (FEPC) EN EL PERÙ

El Fondo para la Estabilización de Precios de Combustibles (FEPC) surgió en 2004 en Perú para evitar que la volatilidad del precio internacional del petróleo afectará completamente los precios locales de los combustibles. Se emplean bandas de precios y precios de paridad para influir en los costos al consumidor, pero no se orienta a compensar cambios estructurales en los precios, sino a reducir su volatilidad.

A lo largo de los años, el FEPC ha enfrentado desafíos, como altos costos fiscales, limitada focalización en beneficiar a familias de menores ingresos y efectos limitados en el precio del gas envasado. Ha sido objeto de críticas por su impacto económico y su eficiencia. Se han implementado medidas para optimizar su operatividad, como excluir combustibles utilizados por familias de mayores ingresos y reglas automáticas para actualizar las bandas FEPC.

No obstante, se han evidenciado problemas significativos, como altos costos fiscales, limitado impacto en la dinámica de precios del gas envasado, y una focalización insuficiente en familias de menores ingresos. Diversas recomendaciones internacionales sugieren reducir o eliminar mecanismos como el FEPC y priorizar programas más focalizados y eficientes, como el Fondo de Inclusión Social Energética (FISE). El FISE, a través de programas como el vale de descuento, busca incidir directamente en los precios del GLP de manera más eficiente y focalizada, siendo una alternativa más efectiva que el FEPC para beneficiar a las familias vulnerables.

En el contexto post-COVID-19 y la guerra entre Rusia y Ucrania, varios países, incluido Perú, han adoptado medidas temporales para mitigar el impacto de la volatilidad del precio del petróleo en los consumidores. Estas acciones han buscado proteger a las familias de menores ingresos y reducir el impacto de los altos precios del petróleo en los combustibles locales.

En conclusión, se sugiere mejorar programas más específicos y focalizados, como el FISE, para beneficiar a las familias vulnerables en lugar de depender de mecanismos generales como el FEPC.

RESUMEN: Entrevista a Cecilia Arias León (Gerente de Productos e Inclusión Financiera del Banco de la Nación)

Cecilia Arias León, gerente del Banco de la Nación, anunció que planean implementar la interoperabilidad en enero, permitiendo transferencias más rápidas y económicas. Esto beneficiará a clientes en zonas remotas, incrementando sus saldos y reduciendo costos. Además, proyectan expandir la interoperabilidad a otras billeteras digitales. También distribuirán tarjetas de débito a beneficiarios de programas sociales para mejorar sus transacciones. El BN busca el 100% de cobertura nacional, usando agentes corresponsales y tecnología en áreas sin internet. Su estrategia incluye la expansión de puntos de atención físicos y digitales, priorizando la inclusión financiera en zonas marginadas.

Dejar un comentario